Mitos sobre el COVID-19 en Internet

Debido a que cada vez más personas entran en aislamiento voluntario y usan Internet para informarse sobre la pandemia, hay muchos mitos sobre el COVID-19 en circulación. Estas son algunas de las cosas que la gente cree que son ciertas, pero que no están confirmadas por los datos más recientes.

MITO: Ya hay buenos medicamentos disponibles para el tratamiento

La semana pasada, se sugirieron medicamentos que actualmente se usan para tratar la malaria, como cloroquina e hidroxicloroquina, como tratamientos para el COVID-19. Estos medicamentos pueden tener riesgos: un hombre de Arizona murió después de ingerir una versión de cloroquina que se usa para matar parásitos en peces de acuario. Sin embargo, en un pequeño estudio publicado a fines de marzo que fue realizado por científicos de la Universidad de Zhejiang, en China, no se encontraron diferencias entre los pacientes con COVID-19 tratados con hidroxicloroquina y aquellos que no habían recibido este medicamento. Esos resultados se contradicen con los de otro informe previo realizado en Francia, donde se indica que el medicamento sí ayudó a eliminar el virus en una pequeña cantidad de personas. Actualmente, también se está evaluando un fármaco antiviral en fase de investigación, el remdesivir, en seis ensayos clínicos en todo el mundo con pacientes con neumonía, y quizás pronto esté disponible más ampliamente. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) cuentan con información más detallada sobre el estado actual de los medicamentos que se están evaluando para tratar esta enfermedad.

Conclusión: Aún no hay una cura, y el tratamiento para quienes están enfermos de gravedad consiste en oxígeno, tecnologías de asistencia respiratoria y la atención estándar regular para pacientes con neumonía. En este momento, tomar estos medicamentos sin supervisión médica puede causar más problemas que beneficios.

MITO: Los adultos jóvenes no están en riesgo

Si bien en los primeros datos que llegaron de China se sugería que las personas de 60 años o más corrían más riesgos, los casos que se presentan en los Estados Unidos generan preocupación entre los adultos más jóvenes. Según un nuevo estudio publicado por los CDC el 18 de marzo, el 38 % de los pacientes con COVID-19 que presentaron cuadros lo suficientemente graves como para requerir hospitalización en una unidad de cuidados intensivos (UCI) tenían menos de 55 años. Del total, el 20 % de los pacientes admitidos en las UCI tenían entre 20 y 44 años. En los datos que llegan de Europa, también se indica que la amenaza para los adultos más jóvenes es mayor de lo que se creía anteriormente. La enfermedad sigue siendo más mortal en los mayores de 85 años y en aquellos de entre 65 y 84 años, que representan el 34 % y el 46 % de los fallecidos, respectivamente. Las muertes de personas de entre 20 y 64 años suman el 20 % del total de muertes.

Conclusión: Los adultos jóvenes no son inmunes a esta enfermedad grave y deben protegerse de la exposición.

MITO: Las personas que se sienten bien no necesitan tomar precauciones

Parece que una cantidad importante de personas se infectan con COVID-19 y no tienen síntomas. Un nuevo estudio de los pasajeros del crucero Diamond Princess, quienes hicieron cuarentena en el puerto de Kyoto durante más de dos semanas, aportó datos científicos sobre cómo se propaga el virus en una población encerrada. Después de las pruebas, se descubrió que aproximadamente el 18 % de los 634 pasajeros infectados no mostraba síntomas. En otro estudio de ciudadanos japoneses evacuados de Wuhan, China, se demostró que el 30 % tenía el virus, pero sin la presencia de síntomas. Los científicos aún no saben si el COVID-19 será como el sarampión y el norovirus, enfermedades en las cuales las personas que no tienen síntomas pueden infectar a otros.

Conclusión: Si las personas infectadas asintomáticas no se aíslan, pueden contagiar a otros, lo que representa un gran peligro para la salud pública. Tome precauciones, aunque se sienta bien.

MITO: El virus del COVID-19 se creó en un laboratorio de guerra biológica

En un estudio genético realizado por un equipo de investigadores internacionales que se publicó el 17 de marzo en la prestigiosa revista Nature, se refuta la idea de que el virus se creó en un laboratorio. Estos investigadores estudiaron las proteínas de “espiga” que derivan del virus, las cuales se asemejan coronas y le dan su nombre al virus del COVID-19: “coronavirus”. Estas espigas en forma de corona también hacen que la enfermedad sea sumamente infecciosa debido a que se aferran a las células humanas y las parten, inyectándoles el virus. Descubrieron que las espigas compartían secuencias genéticas con coronavirus de murciélagos y pangolines que ya se conocían; ambos animales se encuentran en los mercados de animales vivos en China. Según los autores, si el COVID-19 hubiera sido “diseñado” para infectar a los seres humanos, los científicos hubieran usado una “cadena” conocida por causar enfermedades humanas, y no una que se encuentra en animales.

Conclusión: El COVID-19 tiene todas las características de una enfermedad zoonótica (es decir, que se origina en animales y se transmite a los humanos).

MITO: El ibuprofeno puede dañar a las personas con infección por COVID-19

Este mito surgió cuando el ministro de salud francés tuiteó que nadie debía tomar ibuprofeno para tratar una infección por COVID-19, sino que debían tomar acetaminofén. Pero no hay ninguna investigación que respalde esta afirmación; además, el 18 de marzo, la Agencia Europea de Medicamentos (European Medicines Agency) lo confirmó. Los CDC no emitieron ninguna opinión al respecto. Sin embargo, en este artículo del New York Times, se sugieren motivos por los cuales no se deben tomar medicamentos para reducir la fiebre relacionada con el COVID-19. La fiebre es la manera que tiene el cuerpo para matar un virus. En otras enfermedades infecciosas, se demostró que disminuir la fiebre aumenta la cantidad de tiempo durante el que un paciente está infectado. Además, el ibuprofeno puede provocar asma en personas que son alérgicas a este medicamento, lo que podría empeorar los síntomas de esos pacientes.

Conclusión: Si bien no hay evidencia de los riesgos del ibuprofeno para la mayoría de las personas, consulte con su proveedor de atención médica acerca de cuál es el mejor tratamiento para el virus.

Mito: No existe una forma segura de comprar y transportar sus alimentos

Hay muchas recomendaciones, usualmente conflictivas, circulando, las cuales crean confusión acerca de la compra y transporte de los alimentos.

Conclusión:

Antes que nada:

  • Lave y/o desinfecte sus manos antes y después de ir a la tienda de alimentos.
  • Manténgase al menos 6 pies de distancia de otras personas.

El coronavirus se propaga mayormente a través del contacto humano. Aun cuando el virus puede vivir en una caja o lata (por ejemplo: si alguien estornuda o tose y luego toca los artículos) la cantidad del virus disminuye significativamente con el pasar del tiempo.

Teniendo esto en mente, a continuación, encontrará unas pautas de sentido común:

En la tienda de alimentos:

  • Desinfecte las asas del carrito de compras y también sus manos.
  • Manténgase a una distancia prudente (6 pies) de otras personas y no se toque la cara con sus manos.
  • No use bolsas de compra reusables
  • Desinfecte las asas del carrito de compras y también sus manos

Al llegar a casa:

  • Limpie el volante de su auto y lávese las manos al llegar a casa.
  • Las posibilidades de que el virus este en uno de los paquetes de alimentos que ha traído a casa son muy pocas. De todas maneras, no está de más limpiar los artículos que va a necesitar inmediatamente. Para los artículos que no se refrigeran, sería bueno dejar al aire los artículos empacados en envases de papel por 24 horas y los productos en envases de plástico, vidrio o metal por 72 horas.
  • Enjuague los alimentos frescos en agua fría. No limpie las frutas o verduras con soluciones que contengan lejía, detergente o jabón.
  • Lávese nuevamente las manos luego de guardar sus alimentos.

La página web del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos tiene disponibles preguntas y respuestas más frecuentes acerca de la seguridad de los alimentos.

Mito: Usted debe lavar sus frutas y verduras en agua mezclada con lejía, jabón o vinagre

Ninguna de estas ideas está comprobada científicamente como métodos para remover el coronavirus de los alimentos frescos. La lejía en particular es peligrosa si es usada para lavar los alimentos, aun cuando sea en una solución altamente diluida. Además, de acuerdo con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), los consumidores no deben lavar frutas o verduras con detergentes o jabón. Estos productos pueden ser ingeridos y causar irritación leve en el estómago, incluyendo nauseas, vómitos, diarrea o dolor abdominal.

Conclusión: Enjuague las frutas y verduras frescas con agua fría, como lo haría normalmente.