Información sobre el COVID-19 para mujeres embarazadas y en período de lactancia y para recién nacidos

Embarazadas

La información sobre el COVID-19 cambia constantemente; sin embargo, hasta la fecha no hay casos documentados de transmisión del virus del COVID-19 al bebé en gestación. Las embarazadas son más susceptibles a las infecciones respiratorias virales en general, por lo que debe estar atenta a los síntomas. Si cree que tiene infección por COVID-19, llame a su obstetra para recibir instrucciones.

UW Health y UnityPoint Health-Meriter están tomando precauciones importantes para mantener seguros a los pacientes y proveedores de atención médica.

Si está embarazada, debe evitar cualquier viaje que no sea esencial.

Les recomendamos a todas las embarazadas que reduzcan el riesgo de exposición y sigan las pautas sobre cómo protegerse que se incluyen en nuestras preguntas frecuentes.

Después del parto

UW Health y UnityPoint Health-Meriter actualizaron las pautas sobre visitantes. Se permitirá el acceso de una persona de apoyo durante el parto y después del nacimiento del bebé, aparte del equipo de atención médica. Las doulas, las parteras y los intérpretes se consideran parte del equipo de atención médica del paciente.

Después de salir del hospital, recuérdeles a sus familiares y amigos mayores de 60 años o con afecciones médicas crónicas graves que corren un riesgo alto de contraer el COVID-19 y que deben evitar todo tipo de viaje aéreo no esencial. Además, cualquier visita de familiares o amigos aumenta el riesgo de esa persona de exponer a otros al COVID-19. Si es posible, postergue las reuniones hasta una fecha posterior. Como siempre, ponga en práctica el distanciamiento social y mantenga una buena higiene personal a modo de prevención.

Bebés recién nacidos

Hasta la fecha, los bebés nacidos de madres con COVID-19 no obtuvieron un resultado positivo en las pruebas del virus al nacer.

Lactancia

No hay pruebas en las que se indique la presencia del virus del COVID-19 en la leche materna de madres infectadas. Se alienta la lactancia, ya que es una fuente importante de anticuerpos para el bebé. Si la madre está infectada con COVID-19, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) recomiendan una separación temporal del bebé. En este caso, la madre puede extraerse leche materna y permitir que otra persona que no tenga el virus alimente al bebé. Después de la extracción, la mujer debe lavarse bien las manos. Todas las partes de la bomba que entren en contacto con la leche materna se deben lavar bien; además, la bomba se debe desinfectar conforme a las instrucciones del fabricante. Todas las personas que estén en contacto con el bebé deben emplear técnicas adecuadas de lavado de manos. Si la madre está infectada y rechaza separarse temporalmente, debe usar una mascarilla realizar la higiene de las manos antes de sostener al bebé para evitar contagiarlo.

La pandemia del COVID-19 es una situación cambiante, y nuestro objetivo es informarle las novedades a medida que surjan.

Para obtener más información sobre embarazadas, recién nacidos y la lactancia, consulte las preguntas frecuentes de los CDC sobre el embarazo y más.